GAATW Logo

Global Alliance Against Traffic in Women

Human Rights
at home, abroad and on the way...

GAATW Logo

Global Alliance Against Traffic in Women

Human Rights
at home, abroad and on the way...

Events and News

Boletín GAATW-REDLAC enero 2018: Noticias del Secretariado Internacional de la GAATW

Intercambiando experiencias: trabajadoras comunitarias de Bangladesh en Nepal.

Intercambiando experienciasEn noviembre organizamos una visita a Nepal con trabajadoras comunitarias (TC) de Bangladesh. Esta visita permitió la interacción entre las TC involucradas en el proyecto de Work in Freedom (Trabajar en libertad) y el aprendizaje mutuo basado en sus diferentes experiencias.

El intercambio hizo posible que las TC conociesen diferentes escenarios nacionales y sus contextos migratorios y se inspirasen en el trabajo de otras compañeras para seguir realizando el suyo.

Tras la visita realizamos un taller para identificar y analizar los cambios, tanto personales como familiares y comunitarios, observados por las TC. Tal y como manifestaba Sovna, una de las participantes, estamos en el proceso de empoderarnos y entender los privilegios de género, pero nuestras familias también están inmersas en este proceso.

Durante el taller se creó un espacio donde las TC pudieron hablar y ser escuchadas con confianza. Esta experiencia les permitió además valorar el trabajo que realizan, sentirse respetadas y apreciadas como profesionales, y aprender de forma grupal.

Las TC escuchan a otras mujeres y recuerdan la información que éstas comparten. Las TC animan a otras mujeres a soñar y a cumplir sus sueños y esto es parte del proceso de empoderamiento. Fortalecer a las mujeres es un aspecto más de la promoción y protección de los derechos de las mujeres, tal y como decía nuestra compañera Puja, nadie da derechos a nadie, nosotras alentamos a las mujeres a identificar sus derechos, ser conscientes de ellos y exigirlos.

En el 2018, GAATW publicará un informe para documentar este trabajo y compartir el papel tan crucial que juegan las TC en los procesos de cambio de las comunidades.

 

Trata de personas, trabajo forzoso y esclavitud moderna: la claridad conceptual es ineludible

En noviembre organizamos junto a la OIT un taller enmarcado dentro del proyecto Trabajar en Libertad. Este taller reunió a organizaciones de la sociedad civil de Bangladesh, Nepal e India.

Como organizaciones de la sociedad civil (OSC) que trabajamos en temas de migración, debemos comprender el fenómeno migratorio en un contexto más amplio de cambios económicos a gran escala. Necesitamos cuestionar las ideas preconcebidas sobre la migración y tener en cuenta a las personas a las que estamos sirviendo para promover la migración como un mecanismo frente a la desigualdad, la pobreza, la injusticia y la discriminación.

Durante el taller profundizamos en los conceptos de trata de personas, trabajo forzoso y esclavitud moderna con la idea de fortalecer nuestro entendimiento crítico a la hora de utilizar dichos términos. También discutimos la instrumentalización de los conceptos de esclavitud y trabajo forzoso, criticando las evaluaciones comparativas y el uso de indicadores como forma de promover soluciones intervencionistas, neocoloniales y simplistas a cuestiones mucho más complejas.

Se hizo hincapié en que hoy en día el trabajo forzoso no puede considerarse aislado del inmenso poder de los actores corporativos. A nivel mundial, la cantidad y la calidad de los empleos que se crean es deficiente, con el resultado de que se necesitan medidas cada vez más coercitivas para lograr que las personas los realicen.

Crear centros de trabajadoras y trabajadores y apoyar su organización para romper la relación vertical de poder entre empleador/a y empleado/a es una propuesta positiva que puede llevarse a cabo desde las OSC.  

También aprovechamos la oportunidad para discutir sobre los contextos políticos, económicos y sociales en los que trabajamos y cómo las OSC están respondiendo a la reducción de su espacio de participación política.  

 

La Rel-UITA, el CLAMU y la GAATW sellaron un acuerdo contra la Trata de Personas

Rel UITA CLAMU y la GAATWLa Regional Latinoamericana de la UITA, el Comité Latinoamericano de Mujeres, CLAMU y la GAATW, firmaron un convenio en Lomas de Zamora, Buenos Aires, para realizar acciones conjuntas contra la explotación laboral y la trata de personas.  

La Unión Internacional de Trabajadores de la Alimentación, Agrícolas, Hoteles, Restaurantes, Tabaco y Afines (UITA) es una federación internacional integrada por 348 sindicatos. La UITA se fundó en 1920 y promueve la solidaridad internacional de las trabajadoras y trabajadores. Su trabajo se centra en la obtención de normas y derechos internacionales y en la defensa activa de los derechos sindicales, humanos y democráticos.  

Este acuerdo entre las organizaciones es un paso más en el fortalecimiento de los derechos de las trabajadoras como estrategia para reducir el riesgo de explotación y de trata de personas. “Este convenio es muy importante porque desde la Alianza Global tenemos muy claro que uno de los puntos principales para luchar contra la trata es la protección de los derechos laborales, entonces poder hacerlo con sindicatos tan fuertes, es perfecto para continuar en esta línea”, afirmaba Chus Álvarez, la representante de la GAATW en América Latina.

 

Un viaje a Líbano y Jordania: reunión con líderes comunitarias en los países de destino.

En diciembre de 2017, GAATW-IS visitó varias organizaciones para reunirse con entidades socias, compañeras y activistas de las comunidades de personas migrantes. Esto nos permitió aumentar nuestro conocimiento y comprender mejor la experiencia de las trabajadoras migrantes en los países de destino. Parte de la comunidad que conocimos provenía de Etiopía, Bangladesh, Sri Lanka, Filipinas y Madagascar.

Las líderes comunitarias han asumido el rol de movilizar a los y las trabajadoras migrantes y juegan un papel clave en el trabajo de sensibilización. A pesar de las limitaciones de la auto-organización y de las luchas cotidianas a las que se enfrentan como trabajadoras migrantes, fue inspirador verlas luchar, no solo por sus propios derechos, sino también por los derechos de sus compañeras migrantes. Muchas de ellas encuentran la alegría genuina en ser un "sistema de apoyo," preocuparse por sus compañeras migrantes y estar junto a ellas como amigas.

Uno de las líderes comunitarias de Etiopía que trabaja en Líbano compartió que poder ayudar a otras personas y ser líder comunitaria le brinda felicidad y le da más sentido a su vida. También observamos un fuerte deseo de evitar que otras personas pasaran por las mismas luchas que ellas habían experimentado. Esta semilla de empatía fue la que las unió creando un fuerte sentimiento de solidaridad.

Ser invitadas a conocer sus historias de vida, de lucha, de coraje y empoderamiento es siempre una lección de humildad. A veces, trabajar en la Secretaría nos hace sentir fuera del "mundo real", pero este tipo de experiencias son ciertamente invaluables y nos permiten poner caras reales a los temas sobre los que hablamos y escribimos, y que defendemos ferozmente.

 

Fortaleciendo alianzas de colaboración para la promoción de los derechos humanos de las trabajadoras sexuales.

CREAEn diciembre, la GAATW asistió a una reunión estratégica sobre los derechos de las personas que ejercen el trabajo sexual organizado por CREA, una organización feminista de India.

CREA es una organización que lleva mucho tiempo defendiendo los derechos de las personas que ejercen el trabajo sexual. El objetivo del encuentro era fortalecer todavía más tanto su colaboración con las organizaciones de derechos de las trabajadoras sexuales, como con otras organizaciones feministas, de derechos humanos y contra la trata de personas. Además, pretendían crear un espacio para debatir acciones conjuntas para el avance en los derechos de las personas que ejercen el trabajo sexual. Además de GAATW, participaron otras organizaciones como Kenya Sex Workers Alliance, International Women's Rights Action Watch Asia Pacific (IWRAW), Point of View, India, y Amnistía Internacional.

Nuestro compañero de la Secretaría, Borislav Gerasimov, presentó el proyecto de investigación recientemente completado en siete países que documenta las estrategias que las organizaciones de derechos de las trabajadoras sexuales emplean para prevenir y abordar la violencia y explotación en la industria del sexo, incluida la trata de personas.

Los resultados de esta investigación resonaron con otras experiencias compartidas por colectivos de trabajadoras sexuales de Kenia, Uganda e India. Otras presentaciones se centraron en el uso de mecanismos de derechos humanos, como CEDAW, para demandar a los gobiernos responsabilidades frente a las violaciones de los derechos humanos contra las trabajadoras sexuales, y construir alianzas con organizaciones feministas y de derechos humanos para avanzar en la defensa de los derechos de las trabajadoras sexuales. 

Juntas, las entidades participantes identificaron oportunidades específicas para la acción a nivel nacional, regional y mundial, oportunidades para la generación de conocimiento e investigación, y discutieron el papel que CREA puede desempeñar en el apoyo al movimiento de los derechos de las trabajadoras sexuales.

Boletín GAATW-REDLAC enero 2018: Noticias de nuestros miembros

Derechos humanos, trabajo sexual y trata: denuncia y lucha.

6 Derechos humanos trabajo sexual y trata denuncia y luchaHetaira, Madrid

Los pasados 13 y 14 de diciembre desde el Colectivo Hetaira celebramos nuestras “II Jornadas sobre Derechos humanos, trabajo sexual y trata” gracias a una subvención del Ministerio de Asuntos Exteriores.

El jueves tuvimos el placer de escuchar a Chus Álvarez con el adelanto del informe de la GAATW, su contextualización de la trata en la criminalización y el control migratorio y la necesidad de diferenciarla de la prostitución para una atención eficaz de las necesidades de todas las mujeres. Talía Ardana, de la Asociación ProDerechos Humanos de Andalucía, nos expuso las consecuencias de la ordenanza municipal, principalmente en Sanlúcar de Barrameda, así como de las graves vulneraciones de derechos humanos que traerá consigo la segunda fase que ya comienza a aplicarse en Sevilla. Por último, Mamen Briz, del Colectivo Hetaira se detuvo a analizar y criticar algunos aspectos del primer borrador del Plan operativo municipal contra la prostitución forzada y la trata de mujeres con fines de explotación sexual, elaborado desde el Ayuntamiento de Madrid y sus posibles consecuencias indeseables sobre las trabajadoras del sexo en caso de no ser modificado y puesto en práctica. 

La tarde siguiente escuchamos a representantes de colectivos de trabajadoras del sexo de dos modelos antitéticos: Pye Jakobsson habló de la persecución y clandestinidad en la que se desarrolla hoy el trabajo en Suecia y Catherine Healy expuso las mejoras en términos de seguridad y autopercepción que ha traído consigo la despenalización en Nueva Zelanda.

Marcela Garcés, de la Agrupación Feminista de Trabajadoras del Sexo, denunció los abusos policiales y la precarización que sufren en el polígono de Villaverde gracias a la Ley de Seguridad Ciudadana, además de su experiencia de organización colectiva. Por último, Ana Rebollar de Amnistía Internacional trasladó el trabajo empírico que ha realizado la organización en cuatro países y cómo las vulneraciones de derechos humanos recogidas en el mismo condujeron a la organización a recomendar la despenalización del trabajo sexual. 

Atención a las mujeres en situación de trata de personas y otras formas de violencia en las fronteras brasileñas

Dalila Figueiredo y Graziela Rocha

Asociación Brasileña de Defensa de la Mujer de la Infancia y de la Juventud ASBRAD

“Yo no quería…él me obligó a casar con aquel viejo de aquel país allá. Decía que iba a tener todo de lo bueno. ¡Mentira! Yo me transformé en esclava.” Ruth tenía 13 años cuando fue vendida por el padre biológico a un hombre extranjero de 40 años que vivía del otro lado de la frontera brasileña. Fueron tres meses de agonía, explotación y abuso sexual, hasta que la red de atención a las víctimas de violencia contra la mujer en Brasil consiguió, con apoyo de la red del país vecino, su retorno a Brasil.

Livia acaba de cumplir 18 años. Fue interceptada en un grupo de WhatsApp por un chico. Empezó una relación virtual y, en pocos meses, fue convencida para cruzar la frontera con Brasil transportando tres kilos de cocaína. En su primer crimen Livia fue apresada en la frontera, interceptada debido a una denuncia anónima, posiblemente realizada por el mismo joven. Esta es una estrategia utilizada por las redes criminales en Brasil para atraer la atención de la policía en la frontera y aumentar el margen de seguridad para el transporte de grandes cantidades de droga que pasan todos los días por carretera.

Relatos de la Red de Protección como estos ocurren a menudo durante los “Diálogos Formativos: Atendimiento Humanizado a las Mujeres en Situación de Trata de Personas y otras formas de violencia en las regiones de fronteras.” Estos diálogos se realizan por el equipo interdisciplinar de la ASBRAD, dentro del Proyecto Fronteras ejecutado en convenio con la Secretaría Nacional de Políticas para Mujeres, órgano del Gobierno Federal.

Seguir leyendo

Nueva iniciativa de ley en México criminaliza al cliente sexual

Brigada Callejera

clienteLa iniciativa de Ley General Contra la Trata de Personas propuesta por el PRI criminaliza al cliente de trata de personas en el artículo 44, independientemente de que éste conozca o no la situación en la que se encuentren quienes ofrecen servicios o la procedencia de los productos que consuma.

Otros riesgos de esta ley, son el castigo a la tentativa de trata en el artículo 13, que pone en riesgo a quienes obtengan algún beneficio económico de trabajadoras sexuales, como taxistas, recamareras, meseras y hasta familiares directos que reciban dinero de su parte.

Los artículos 21 y 48, ponen en la mira de las autoridades policiacas y judiciales, a las organizaciones de la sociedad civil integradas por trabajadoras sexuales, que en cualquier momento pueden ser acusadas de trata, y sus integrantes privadas de libertad.

El artículo 23, atenta contra el consentimiento libre y voluntario de las trabajadoras sexuales que decidan ganarse la vida con el comercio sexual. El artículo 25, sobre explotación sexual, penaliza la organización libre y voluntaria del trabajo sexual. Así mismo, el primer párrafo del artículo 26 y el artículo 27, penaliza la organización libre y voluntaria de la pornografía. Los artículos 41 y 42, penalizan los anuncios de servicios sexuales.

Brigada Callejera ha publicado el cómic “El cliente de la trata” donde  señala los diferentes bienes en cuya fabricación puede haberse dado explotación.

Si de verdad se busca criminalizar a todos y cada uno de los clientes de las diferentes modalidades de trata, se criminalizaría a un amplio sector de la sociedad que cada día consume productos y servicios donde se utilizó mano de obra forzada.

Global Compact on Migration - position papers by GAATW

Moving from Precarity to Rights Protections and Decent Work for All Migrants

Thematic consultation: Irregular migration and regular pathways, including decent work, labour mobility, recognition of skills and qualifications and other relevant measures, 12 and 13 October 2017, Vienna

 

Facilitating migration and fulfilling rights

Thematic consultation on smuggling of migrants, trafficking in persons and contemporary forms of slavery, including appropriate identification, protection and assistance to migrants and trafficking victims. 4 and 5 September 2017, Vienna

 

Rights-based Governance for Migrants’ Rights

Thematic consultation on international cooperation and governance of migration in all its dimensions, including at borders, on transit, entry, return, readmission, integration and reintegration, 19 and 20 June 2017, Geneva

 

Migrants’ Rights are Human Rights: The basis of the Global Compact on migration

Thematic consultation on the human rights of all migrants, social inclusion, cohesion, and all forms of discrimination, including racism, xenophobia and intolerance, 8 and 9 May 2017, Geneva

 

Recomendaciones para la Alianza 8.7 y para la consecución del objetivo 8 de los ODS

IV Conferencia Mundial sobre la Erradicación Sostenida del Trabajo Infantil

14-16 noviembre 2017, Buenos Aires

Postura de la Alianza Global Contra la Trata de Mujeres (GAATW)

versión en inglés

En 2015, líderes mundiales adoptaron los Objetivos de Desarrollo Sostenible 2030. En el objetivo 8.7, se comprometieron a “adoptar medidas inmediatas y eficaces para erradicar el trabajo forzoso, poner fin a las formas contemporáneas de esclavitud y la trata de seres humanos, y asegurar la prohibición y eliminación de las peores formas de trabajo infantil, incluidos el reclutamiento y la utilización de niños soldados, y, para el 2025, poner fin al trabajo infantil en todas sus formas.”

La Alianza 8.7, se creó un año después para ayudar a lograr este objetivo.  Aunque apreciamos la importancia del esfuerzo para erradicar el trabajo infantil, nos preocupa que al tratar de abordar el objetivo 8.7, se pasen por alto los otros aspectos de este objetivo.

El presente documento señala ciertos temas que deben abordarse sin dilación si estamos pensando seriamente en erradicar el trabajo forzoso. Lo que aquí presentamos es fruto del trabajo de muchas personas y entidades involucradas con la GAATW y del conocimiento y la experiencia de migrantes y personas objeto de trata. 

Los Estados deben implementar la protección de los derechos laborales de todas las trabajadoras y trabajadores[1] sin distinción de ningún tipo.

La tendencia laboral global es de precarización, informalidad y riesgo para las personas trabajadoras. Esta tendencia se normaliza y se tolera con la excusa de que mientras no sea trabajo forzoso, no es tan grave y, por tanto, no amerita que el gobierno intervenga y exija a empleadores y empresas la dignidad laboral de sus empleadas y empleados. La precarización es incluso más flagrante en los sectores con escaso estatus, poca protección, considerable control y bajo salario en los que predominan las mujeres  y las personas migrantes.

Los Estados deben implementar un marco de acción que aborde las dimensiones económicas y laborales del trabajo forzoso y la trata de personas, incluyendo aquellas que cargan desproporcionadamente a las mujeres[2]

La erradicación del trabajo forzoso y el disfrute de los derechos laborales están intrínsecamente relacionados con los compromisos de desarrollo de los Estados, incluido el derecho a una vivienda adecuada y el derecho de toda persona al disfrute del más alto nivel posible de salud física y mental.  Es importante abordar la falta de inversión en la protección social, los salarios de pobreza y las horas extras forzadas. La falta de protección social sustenta la dependencia del modelo de desarrollo en el trabajo reproductivo social no remunerado de las mujeres. Los Estados deben proporcionar servicios públicos y políticas adecuadas para promover un intercambio más equitativo de las responsabilidades de cuidado no remunerado.

 

El endurecimiento de las restricciones a la migración crea oportunidades e incentivos para abusar de los derechos de las personas migrantes y trabajadoras. Los Estados deben abordar las políticas migratorias en consecuencia.

Las personas migrantes son seres humanos y por tanto portadoras de todos los derechos humanos sin tener en cuenta su situación.[3] La falta de acceso a canales regulares de migración y las legislaciones y políticas que no respectan, protegen y cumplen con los derechos de las personas migrantes hace que  éstas tengan que depender de rutas alternativas a través de las cuales pueden encontrarse en situaciones de vulnerabilidad incluyendo la trata de personas. Se debe reducir la incidencia de abuses provocados por la falta de acceso a rutas migratorias adecuadas. Debemos también reconocer la agencia de las personas migrantes, promover su autonomía y liderazgo, y dejar de abordarlas como víctimas o criminales.  

La prevención de la trata nunca puede ser una justificación para limitar los derechos humanos de las personas migrantes

La necesidad de prevenir la trata de personas es a menudo utilizada por los Estados como excusa ideológica para justificar el incremento de restricciones en las fronteras y otras iniciativas contra la migración, incluyendo restricciones a la migración de las mujeres basadas en estereotipos de género.[4]
La aplicación de los protocolos de la ONU contra la trata de personas y el tráfico de migrantes  se han centrado desproporcionadamente en la persecución del delito – el enfoque “Control de la delincuencia” – mientras que a la restitución de los derechos de las personas objeto de trata y de migrantes maltratadas/os se ha asignado la energía y los recursos inadecuados. El éxito en la lucha contra la trata no se mide por el número de enjuiciamientos realizados o por las restricciones fronterizas, sino por la experiencia de las personas objeto de trata en la restitución de sus derechos humanos.

La libertad de asociación y la negociación colectiva son fundamentales para reducir la vulnerabilidad al trabajo forzoso

Es necesario fortalecer la capacidad de trabajadoras/es migrantes y nacionales para conocer sus derechos y defenderlos, garantizando medidas administrativas que les permitan buscar justicia en caso de explotación.

Instamos a la Alianza 8.7 a:

  1. incorporar a las organizaciones de la sociedad civil, especialmente a las de migrantes o de niñas, niños y adolescentes trabajadoras, en foros y conferencias como la presente para asegurar que estas personas participen activamente y sean reconocidas en los espacios políticos que afectan a sus vidas.
  2. Concentrar esfuerzos para garantizar que los derechos laborales de las personas migrantes se respeten en toda la arquitectura de la ONU, buscando la complementariedad e inclusión en la negociación del Pacto Mundial para la Migración.

Seguimos alentando a los Estados a:

  1. Reafirmar, en la política y la práctica, la protección de los Derechos Humanos de todas las personas migrantes, independientemente de su estatus migratorio
  2. Retirar las barreras de acceso a la justicia que existen para las personas migrantes que han sido explotadas o víctimas de trata
  3. Eliminar todas las formas de detención de migrantes irregulares cuya única falta sea haber entrado o permanecer en un país de forma ilícita o sin autorización oficial.
  4. Mantener separados los servicios públicos y el sistema de justicia penal de la aplicación de leyes migratorias, permitiendo que las personas migrantes que se encuentran en situación irregular o que tienen familiares que lo son puedan denunciar situaciones de explotación y acceder a los servicios sociales necesarios.

 

[1] Objetivo 8.8 de los Objetivos de Desarrollo Sostenible

[2] Cuando nos referimos a mujeres y niñas en todo el documento, de debe considerar el concepto de mujer desde todas sus formas de diversidad sexual (LBTQ) así como desde los diferentes contextos de migración.

[3] La Carta de Derechos Internacionales - Declaración Universal De Derechos Humanos, Pacto Internacional De Derechos Civiles Y Políticos y Pacto Internacional de Derechos Económicos, Sociales y Culturales - incluye a nacionales y no nacionales. Solo existen excepciones con respecto a dos derechos, y solo en circunstancias limitadas: El PIDCP, en el Artículo 25 reserva a la ciudadanía el derecho de votar y participar en los asuntos públicos, y en el Artículo 12 se reserva el derecho a la libertad de circulación dentro de un país a las/os extranjeras/os que estén legalmente presentes en el país. Sin embargo, en su Observación general Nº 15, el Comité de Derechos Humanos ha indicado que una persona extranjera puede disfrutar de la protección del Artículo 12, incluso en relación con la entrada o residencia, por ejemplo, cuando surgen consideraciones de no discriminación, prohibición de trato inhumano y respeto por la vida familiar.

[4] GAATW, Smuggling and Trafficking: Rights and Intersections, GAATW Working Paper Series, 2011; ILO, No easy exit: Migration bans affecting women from Nepal, ILO, Geneva, 2015; R. Napier-Moore, Protected or put in harm’s way? Bans and restrictions on women’s labour migration in ASEAN countries, OIT y ONU Mujeres, Bangkok, 2017; Khoo Choon Yen y Kellynn Wee, Do Indonesian women want to be ‘rescued’ from ‘trafficking’? Migrating Out of Poverty, 12 julio 2017, disponible en migratingoutofpovertysg.org/2017/07/12/do-indonesian-women-want-to-be-rescued-from-trafficking/

Auto-organización y prevención de trata en el trabajo doméstico

Chus Álvarez, GAATW 

La auto-organización es un proceso de aprendizaje que fortalece a las trabajadoras del hogar individualmente y de forma colectiva, permite visibilizar sus condiciones de trabajo y reivindicar sus derechos. Es necesario promover dicho fortalecimiento en las organizaciones de base y garantizar el ejercicio de la libertad sindical por parte de las trabajadoras domésticas.

Aunque las cifras oficiales del Departamento Administrativo Nacional de Estadística apuntan a que existen 725.000 trabajadoras domésticas en Colombia,  la informalidad  del  sector  hace presumir una cifra considerablemente más alta. Apenas hay sin embargo espacios de diálogo social para las trabajadoras domésticas y solo existen tres sindicatos alrededor de los que organizarse; el Sindicato Nacional de trabajadoras del Servicio Doméstico (SINTRASEDOM), la Unión  de  Trabajadoras  Afro  del  Servicio  Doméstico (UTRASD) y Sintraimagra.

Yenny Hurtado, activista, trabajadora del hogar y fundadora de SINTRASEDOM, empezó a trabajar a los ocho años y ya a los once se reunía con otras niñas y mujeres trabajadoras del hogar. Uno de sus primeros objetivos fue la formación, para lo que lograron involucrar a estudiantes de la Universidad que les daban clases de primaria, secundaria y carreras intermedias, y asesoría y formación jurídica.  Esto era el hit, recuerda Yenny, porque muchas mujeres necesitaban asesoría y formación tanto a nivel personal como a nivel colectivo.

Fue en este escenario donde recibieron formación sindical y tantearon la idea de crear un sindicato. El proceso de organización les llevó más de diez años pero consiguieron crear SINTRASEDOM y comenzar con 40 trabajadoras del hogar afiliadas. Tener personalidad jurídica fortaleció el trabajo de incidencia política y la lucha sindical. La primera lucha del sindicato fue conseguir leyes que regulasen nuestro trabajo y ahora que las tenemos, la lucha se centra en hacer que se cumplan relata Yenny.

Colombia ratificó el Convenio 189 sobre el trabajo doméstico en 2014 y tiene varias políticas que buscan la protección laboral de las trabajadoras del hogar; los decretos 721 y 2616 regulan la vinculación a una caja de compensación familiar y la cotización a la seguridad social respectivamente, y la Ley 1788 de 2016 regula el pago de primas. Sin embargo, no existen mecanismos de control para asegurar la correcta implementación de estas medidas.  

C189: Sabiduria Convencional - Trailer from Sisi Sojourner Productions on Vimeo.

SINTRASEDOM cuenta con alrededor de 150 afiliadas y, aunque el trabajo se coordina en Bogotá, se realizan acciones en Calí, Chocó, Medellín, Bucaramanga y Cartagena. Las actividades y servicios del sindicato se definen en función de las necesidades y deseos de las trabajadoras que lo forman en cada ciudad para, como dice Yenny, adaptarse a cada una de las mujeres con las que se trabaja. Lo que es un continuo es la formación sindical y es que, tal y como sigue explicando, hay que estar preparadas y con la información actualizada.  

PREVENCIÓN DE TRATA EN EL TRABAJO DOMÉSTICO

Hace cuatro años que SINTRASEDOM organiza talleres de prevención de trata en Bogotá. La idea de los talleres es que las organizaciones de (trabajadoras) domésticas hablen de eso, crear una formación potente sobre el tema de trata y derechos humanos que les dé herramientas de cara a la prevención.  Estos talleres son importantes porque saber cuáles son nuestros derechos nos permite defenderlos e identificar la explotación, afirma Yenny.

Los talleres se centran en tres temáticas: por una parte el trabajo forzoso  y la trata de personas. Respecto a estos temas la idea es discutir las condiciones laborales, las horas de trabajo, la libertad o no de movimiento, la existencia o no de un contrato y otros signos que permitan identificar situaciones de abuso. Adicionalmente se trata el tema de las condiciones laborales en el trabajo sexual, puesto que en algunos casos las trabajadoras del hogar complementan sus ínfimos salarios con esta actividad económica.

A pesar del avance legislativo y del fuerte  posicionamiento de las  empleadas del hogar, la materialización de sus derechos aún no es significativa. Es imprescindible que las trabajadoras domésticas conozcan sus derechos y se posicionen como sujetos de los mismos pero también son necesarias acciones de sensibilización e información para que quienes las emplean sean conscientes de sus deberes. Ambas cosas se tienen que dar en un escenario de diálogo social entre Estado, organizaciones sindicales y otras organizaciones de la sociedad civil que reconozca el enorme aporte del trabajo del hogar a la sociedad y permita avanzar en la materialización de los derechos de las personas que lo llevan a cabo.  

Strategic Thematic Direction

During 2011-13, through our Power in Migration and Work thematic programme, we engaged more directly with the migrant rights and labour rights movements. During 2014-2016 our work will build on the work of previous years; we will continue to push for a human rights based approach in anti-trafficking policies and practices.  We will also deepen our engagement with the issue of migration and labour.

The three thematic strategic issues outlined below are continuations of our work during 2011-13.

ACCOUNTABILITY Increasing the accountability of all anti-trafficking stakeholders involved in the design or implementation of anti-trafficking responses, towards the persons whose human rights they purport to protect.

ACCESS TO JUSTICE Broadening spaces for trafficked persons and migrant workers to practice their human rights by improving access to justice and combating all forms of discrimination that impact women’s ability to exercise their human rights as they relate to trafficking.

POWER IN MIGRATION AND WORK Centring an analysis of women’s power in their labour and migration to better assess migration and labour policies’ impact on women, and to work towards labour and migration processes that reflect migrants’ needs, aspirations and capabilities.